El frío modifica la trayectoria de los peces

El frío modifica la trayectoria de los peces

Pierre Szalowski

Grijalbo


“Algunas navidades son inolvidables. Y las de 1998 en Quebec serán siempre recordadas por un niño que entonces tenía once años. Fue entonces cuando sus padres le anunciaron que iban a separarse. Jamás creyó que algo así podía pasarle a él y se enfadó y lloró como nunca lo había hecho. Y gritó al cielo: “ayúdame”, pero él era tan pequeño y el cielo tan grande… Sin embargo, aquella noche se desató la peor tormenta que Quebec había conocido.”

“El frío modifica la trayectoria de los peces” és una història, un conte senzill i tendre, que ens recorda la nostra fragilitat, la necessitat de sentir-nos estimats i protegits encara que cadascú tinguem una manera diferent de fer-ho saber o expressar-ho, la por al rebuig i com la tendresa que rebem ens millora.

M’ha fet pensar i potser resumiria una mica l’esperit de la novel·la,  un escrit que fa temps em van regalar…

Tot el valor que es pot arribar a aconseguir en la vida d’un ésser humà està basat, amb la mateixa levitat que els núvols sobre l’aire, en un càlid remor d’energia que ens impregna i construeix: la tendresa. Expressar afecte es compartir l’únic que som i tenim.

Es cadascú que ha de descobrir si el fred modifica o no la trajectòria dels peixos… no es pot pas explicar tot però sí que veurem que el fred sí que modifica la vida d’un nen, dels seus pares i també la dels seus veïns i amics.

Un temporal de gel molt càlid i un llibre per llegir i compartir.

Cuando se tira del hilo de un ovillo de lana enmarañada, unas veces se deshace de golpe, otras veces se enreda aún más. Es como la vida: pequeños gestos pueden tener grandes consecuencias. Y a veces el mismo gesto no tiene el mismo efecto.
Los peces exóticos de Boris Bogdanov le permitían sobre su nueva teoría. Un pez en un acuario siempre sigue el mismo recorrido, tira de su propia hilo. Lo desenrolla en función de la presencia de los demás peces, amigos o enemigos, en el acuario. Asimismo, debe modificar su camino ritual cuando llega un nuevo inquilino. Para Boris, estos itinerarios eran hilos que se anudaban y se desanudaban.

-Tú no escoges tu camino, los demás lo hacen por ti.”

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s