El libro de la almohada

Sei Shonagon
El libro de la almohada

Selección y traducción de Jorge Luis Borges y María Kodama

Alianza Editorial

Escrit per Sei Shonagon, dama de la cort de l’emperadriu Sadako al Japó del segle X, a l’era Heian. El Makura no Soshi, “El libro de la almohada” (també en català, “El Quadern de capçalera”, traducció de Xavier Roca-Ferrer i publicat per RBA Libros), es el seu diari íntim, que era costum guardar a sota la capçalera del llit i es d’on li ve el nom al llibre.

El llibre està compost per un seguit de llistes i capítols breus en què la descripció de la vida cortesana amb les seves costums, jocs, intrigues, es barreja amb anècdotes, descripció de caràcters i llistes amb elements de la realitat quotidiana on ens enumera les coses que l’emocionen, coses tristes, coses que no es poden comparar, coses esplèndides, coses que cauen del cel…

L’Octavio Paz el va descriure com “un món meravellosament suspès en si mateix, proper i remot alhora, com tancat en una campana de vidre”.
La meva sensació es d’estar veient, vivint, allò que ella ens descriu. I en les “llistes”, una mena de joc. Qui de nosaltres no ha fet alguna “llista” com les de la Sei Shanogan o almenys les ha pensat?

33. Cosas que no pueden compararse

El estío y el invierno. La noche y el día. La lluvia y el sol. La juventud y la vejez. La risa de alguien y su ira. El negro y el blanco. El amor y el odio. La plantita de índigo y el gran filodrendo. La lluvia y la neblina. Cuando uno deja de querer a alguien, uno siente que es otro, aunque sigue siendo el mismo.

91. Hacia el fin del Octavo mes…

Me parece que fue ayer cuando los vi plantando los campos al ir de peregrinación a Kamo y ya llegó el tiempo de la cosecha. Esta vez todos los labradores eran hombres. Inclinados, arrancaban las plantas. Con una mano sujetaban las raíces verdes y con la otra cortaban los brotes con un cuchillo o algo por el estilo. Trabajaban con tanta facilidad que sentí necesidad de citar su destreza entre “las cosas que impresionan”. ¿Cómo podrán arreglárselas? Me fascinó observar cómo juntaban todas las plantas en atados con los brillantes brotes rojos arriba. Las chozas de estos labradores eran muy raras.

Anuncis